Manuel Galduf, premio San Juan Ribera de la Casa de Andalucia

SEGUNDA GALA DE LA AMISTAD

Por segundo año consecutivo la Casa de Andalucía de Llíria ha organizado la Gala de la Amistad, con el objetivo de promover los lazos de amistad entre Andalucía y la Comunidad Valenciana. La edición de 2018 estuvo dedicada a conmemorar el 120 aniversario de Federico García Lorca y Vicente Aleixandre, otorgándose el Premio San Juan de Ribera al diseñador Francis Montesinos, con ocasión de su 50 aniversario en el mundo de la moda. Esta edición de 2019 la hemos dedicado a Antonio Machado, del que se cumple el 80 aniversario de su muerte en el exilio de Colliure (Francia). Como nos cantaba Joan Manuel Serrat: “murió el poeta lejos del hogar, le cubre el polvo de un país vecino”.

La segunda gala de la Amistad fue presentada por Ángeles Vázquez, secretaria de la Casa de Andalucía, que dio hilo de continuidad a las diferentes partes del acto. El marco elegido para el mismo fue el salón de plenos del Ayuntamiento de Llíria, que estuvo abarrotado de público, tanto socios como simpatizantes y amigos. Entre ellos los expresidentes de la Casa de Andalucía: Antonio Sánchez y Miguel Ángel Martínez.

Previo al acto en sí, se realizaron diferentes saludas por parte de Paco Gil, presidente de la Casa de Andalucía, Puri Torres, presidenta de la federación valenciana de Entidades Andaluzas y Manuel Civera, alcalde del M.I Ayuntamiento de Llíria.

A continuación se hizo entrega del II Premio San Juan de Ribera, en esta ocasión al maestro Manuel Galduf, residente durante una década en San Fernando de Cádiz, donde fue director de la Banda Militar, cargo que compaginaba con el de director de la orquesta del conservatorio de Sevilla, con ambas agrupaciones musicales realizó numerosas giras por todos los pueblos de Andalucía. Si los recuerdos de Machado eran los de “un huerto claro donde madura el limonero”, los del maestro Galduf son los de las playas de Cádiz.

Como colofón a este premio el maestro guitarrista Rafael Serrallet interpretó “Recuerdos de la Alhambra” del compositor valenciano Joaquín Rodrigo. No podía ser de otra forma en el año en que la UNESCO ha declarado a Llíria “ciudad creativa de la Música”, reconocimiento que compartimos con Sevilla. De nuevo “unidos por la música”.

La segunda parte del acto fue el homenaje propio al poeta Antonio Machado, donde contamos con la presencia de dos ilustres poetas y profesores universitarios: Ricardo Bellveser y Francisco Morales Lomas. Bellveser se centró en la estancia de Machado en Valencia, en la “Villa Amparo” de Rocafort, resaltando el hecho de que este edificio haya sido comprado por la Generalitat y ahora sea patrimonio cultural de todos los valencianos. El proyecto de la Generalitat es crear una residencia para escritores que huyen de las guerras del siglo XXI, al igual que hizo con Machado en 1936. El profesor Morales Lomas, venido expresamente desde la universidad de Málaga fue más extenso, centrándose sobre todo en aspectos de la ética y filosofía de Machado, no en vano este profesor es uno de los promotores de “humanismo solidario”. Señaló sobre la coherencia ideológica de Machado y su compromiso con la República, siendo su deseo permanecer en Madrid junto al pueblo.

Una tercera parte fue la presentación del libro “Amistad 2019” en que han participado numerosos autores tanto de Valencia como de Andalucía. En nombre de todos ellos intervino el doctor Pablo Baena, cuyo artículo trataba sobre los siete hermanos Machado, y quien emocionó a todos los asistentes con la lectura de un poema sobre la Virgen de la Angustias, dedicado a la memoria de su madre. Son muchos los artículos del libro pero nos gustaría resaltar el de la profesora gaditana Alix de Saint-Roman sobre Ana Ruiz, la madre de Machado, de la que también se cumplen 80 años de su muerte y que representa a toda esa gente anónima que murió en el exilio. Es desgarrador el testimonio contado por el profesor Morales Lomas sobre el paso de la frontera a Francia, donde la anciana madre solo acertaba a preguntar: “¿queda mucho para llegar a Sevilla?”.

Como colofón se celebró un vino de honor y un homenaje a todas las que fueron reinas de la Casa de Andalucía durante sus 25 años de historia, haciéndoles entrega de sus retratos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here