Manolo Vidagany: Las trompas de Llíria, del Solito al Fariner

MANOLO VIDAGANY: INSTRUMENTOS Y PERSONAS

LA TROMPA

Siguiendo con la serie de instrumentos y personas, nos “tocan “ ahora (nunca mejor dicho) los instrumentos de metal, “los metales”, y el primero que nos aparece en las partituras, es la Trompa, instrumento de origen tan antiguo como la aparición de los primeros instrumentos de viento, pues al igual que la trompeta o el trombón, todos tienen su origen en las caracolas marinas  y cuernos de animales, más o menos largos y curvados, y que fueron empleados por los pueblos primitivos. Antiguas civilizaciones, como los Etruscos o en Mesopotamia, usaban este tipo de instrumentos para las ceremonias religiosas, en el desarrollo de guerras para avisos y llamadas, o actos donde fueran necesarios avisos acústicos para realizar órdenes o actos.

En distintas épocas, fueron llamados “Schofar” o “Schofarin” por los hebreos, en Escandinavia se llamó “Luur”, a un instrumento construido con duelas de madera y recubiertas de cuerda, y  “Olifante”, el cual era un colmillo de elefante, ricamente tallado, usado por la nobleza y que, según la leyenda, Carlomagno regaló uno a su sobrino Rolando, muerto en la batalla de Roncesvalles. (Poema épico de “El cantar de Rolando”)

En la Edad Media, y ya con la trompa, la diferencia de esta con la trompeta estribaba principalmente en su tubo: cónico en la trompa y cilíndrico en la trompeta, y su nombre en francés, “Corn”, “Horn” en inglés y “Corno” en italiano, explican claramente su procedencia de estos animales, aunque ya se fabricaban construidas de metal.

 En el siglo XVI se dominó el arte de enrollar los tubos, adquiriendo su forma actual, aunque estaba limitada a unos sonidos resultantes de su longitud, con lo que su serie armónica estaba sujeta a la habilidad del ejecutante. En el XVIII, empezaron a usarse unas pequeñas piezas circulares, llamadas “tonillos”, que se colocaban entre la boquilla y el cuerpo del instrumento, alargando así su longitud y obteniendo nuevas series de sonidos. 

Ya en 1760, un intérprete alemán, Antón J. Hampel, buscando una especie de sordina (aparato para empobrecer el sonido), se dio cuenta de que colocando la mano en diferentes posiciones en el pabellón, bajaba el sonido medio tono, modificando así la altura y obteniendo más cantidad de sonidos entre abiertos y tapados. La utilización de la mano en el pabellón, permitió también obtener nuevas sonoridades, como el “bouché” (sonido tapado), “demibouché” (semitapado) y “cuivré” (sonido metálico) con lo que se enriquecieron las posibilidades sonoras del instrumento.

Y por 1815, con la aportación de los pistones, inventados por el silesiano Blümel, y los cilindros, aportados por Joseph Rield, cuyo sistema es el que hoy se utiliza, la trompa asumió las características que tiene hoy en día y se convirtió en el instrumento indispensable que hoy todos conocemos. 

Hasta estas invenciones, las trompas se enrollaban en espiral, sin ningún otro mecanismo. Producían una serie de sonidos limitados y determinados por su longitud y la habilidad del ejecutante, obteniendo entre doce y catorce sonidos, (de una serie principal de 16 armónicos) aunque difíciles en su parte aguda. Todos tenemos en la imagen las famosas cacerías de zorros o lo que fuera, en las que aparece como “trompa natural” (porque no disponía de mecanismo alguno) o “trompa de caza”. Como curiosidad, solo hay que ver el logo de correos para ver otra de sus funciones en esas épocas: trompa de “postas”, trompa de “señales”, etc.

Afinadas principalmente en Fa y Sib, tiene la característica de que se ejecutan los cilindros con la mano izquierda, a diferencia del resto de metales. La llamada “trompa doble”, utiliza un cuarto cilindro que le permite, accionando el cilindro, tocar en las dos tonalidades. Existe una curiosa y conocida trompa alpina, “Alphorn”, la llamada trompa de los Alpes, de cerca de cuatro metros, toda recta, construida en madera de abeto forrada, y utilizada en el folklore suizo. Uno de nuestros paisanos, Juan Manuel Gómez de Edeta, fue el introductor de este instrumento  en España, siendo conocido, principalmente, por este motivo.

Su utilización orquestal y concertista casi va ligada a su evolución: desde Bach y Haendel, los clásicos conciertos de Mozart, los solos de las sinfonías de Brahms y Tchaikovski, o el espectacular concierto nº1 de Richard Strauss, y llegando a los compositores actuales, todos, han sabido aprovechar las características técnicas, sonoras e interpretativas de este gran y bello instrumento, siendo obligada su presencia en cualquier agrupación sinfónica o como concertante. 

Dejando ya al instrumento, “superconocido” por todos, nos centramos ya un poco en nuestros trompistas, de los cuales, Lliria se puede mostrar bastante contenta, pues un gran número de ellos ocupan, o han ocupado, los principales atriles y cátedras de nuestra nación. 

Podemos comenzar con Miguel María Falomir Sabater, (1904), quien además de dirigir la Primitiva entre 1933-41, en 1933 obtuvo la plaza de trompa en la Banda Municipal de Valencia, en 1943 ingresó por oposición en la Orquesta Municipal y en 1944 comienza su actividad didáctica en el Conservatorio de Valencia, en el cual desfilaron y formó a  la mayoría de nuestros músicos de aquella época y hoy destacados instrumentistas. Actuó con un quinteto de viento, formado por los mejores instrumentistas de su época y compositores como Blanquer o Talens, le han dedicado conciertos.

De 1914, es José Peñarrocha Arastey, más conocido como el “Curret”, que formado en la Unión Musical, realizó su labor como trompa de la Orquesta Municipal y conocido director durante años de las bandas de Benaguacil y el Círculo Católico de Torrente en su última época.

De entonces, más o menos, es Salvador Escrig Marz, formado en la Unión Musical, ingresó en la Banda Municipal de Madrid y se trasladó por los 60 a la Orquesta de Valencia, como solista, donde permaneció hasta su jubilación.

Por años, (1942), el siguiente es Miguel Torres Castellano, familiarmente el “Fariner”. Formado en la Unión, muy joven inició su andadura profesional en la Banda Municipal de Castellón, pasando a la Orquesta de Bilbao, miembro fundador de la Orquesta de RTVE, trompa de la Orquesta Nacional, Catedrático de trompa en los conservatorios de Murcia, Alicante, Castellón y Valencia, colaborador en diversas orquestas y grupos de cámara del país, con composiciones propias y autor de libros y artículos….un buen y polivalente representante nuestro.

De 1943 es Juan Manuel Gómez Gómez (de Edeta) conocido por nosotros como el “Solito”, y formado en la Primitiva, quien comienza su labor en el Norte, como solista de la Orquesta de Bilbao y después Euskadi. Colabora con las Orquestas de Guipúzcoa, Vitoria y Navarra. Desarrolla su labor docente en el Conservatorio Superior de Sevilla, posteriormente en la cátedra  del Conservatorio de San Sebastián y desde 1984, en la cátedra del Conservatorio de Bilbao. Ha sido invitado a diferentes actividades, y ha introducido el conocimiento de la trompa alpina en nuestro país, por medio de conferencias y televisión.

Otro “setentañero” (1946) es Luís Morató Salvador, para nosotros el “Vidrier”, que formado en la Primitiva, en 1965 ingresa en la Orquesta de RTVE, de la que desde 1971 fue trompa solista hasta su jubilación. Fue fundador del quinteto de viento de solistas de la RTVE, fundador del primer Grupo Español de Metales, con el que realizó numerosos conciertos y la grabación de un disco, del que un servidor aún posee un ejemplar. Ha impartido numerosos cursos por toda la geografía nacional, ha sido profesor en el Conservatorio de Ferraz en la Comunidad de Madrid y en la Escuela “Triple Horn” de Madrid.

De poco menos, es Enrique Asensi Asensi, el “Moreno”, formado en la Unión,  aprendiz junto a mí, de carpintero en nuestra juventud, (más o menos a los 12 años), y que realizó su labor profesional un tiempo en la Banda de la Diputación de Zaragoza y después en la Orquesta de RTVE en la que permaneció hasta su jubilación.

Más “jóvenes” son Juan José Llimerá Dus, (1958), formado en la Primitiva, con una gran trayectoria en todos los aspectos, destacando su faceta interpretativa con diversos grupos como ”Mare Nostrum” con Adam Ferrero, “Grup instrumental de Valencia”, premios en música de cámara, o grabaciones diversas en TVE. Actualmente es Catedrático del Conservatorio de Valencia y ha obtenido el título de Doctor por su tesis sobre la evolución de la trompa en la Corona de Aragón.

De 1962 es Salvador Navarro Martínez, formado también en la Primitiva, ha realizado estudios con diversos profesores nacionales y extranjeros, ha ejercido la docencia en los conservatorios de Ferraz y el Escorial de la Comunidad de Madrid. Ha formado parte de conocidos grupos de cámara  y ha pertenecido como solista a la Orquesta de Asturias. Desde 1984 es solista de la Orquesta Nacional y ejerce como profesor y director de la academia ESEMU.

Ya actuales, puedo citar a Javier Enguídanos Morató, profesor en el Conservatorio de Valencia y actual director de la Primitiva, a Juan Manuel Gómez González, hijo de Gómez de Edeta, hoy en la Orquesta Ciudad de Barcelona, después de dejar su puesto en Euskadi, con un gran potencial interpretativo, y también debo citar, aunque solo sea por antigüedad y proximidad, en años, a Daniel Gorrea Soto, el “Fumat”, en la banda de la Diputación de Zaragoza, Miguel Lafuente Llorente, “Toti” para los amigos, en la banda del Ministerio de Marina en Madrid, (todos estos citados formados en la Primitiva) o José García Enguídanos, “Pepet”, formado en la Unión, y desde muy joven en la Orquesta Ciudad de Barcelona.

El resto, hasta treinta y siete trompistas, son merecedores de un afectuoso recuerdo por parte de todos pero, desgraciadamente, la extensión no da para más. Como siempre, remito al libro de Miguel Torres, donde se rinde con  cuidadoso detalle un pequeño homenaje a todos nuestros paisanos que pregonan el nombre de nuestra ciudad por toda nuestra piel de toro. Los más jóvenes, igual no saben que es España.

A todos, gracias por leer. 

Fuentes.- “Lliria, cuna de músicos”-Miguel Torres-Edit. Ajuntament de Lliria-2006

                   “Bandas de música en el mundo”-B.Adam Ferrero-Edit.Sol-1986

                   “Instrumentos musicales”-J. Cervelló-C. Autuori-Edit. Parramón-1983

                   ”Grandes temas de la música”-curso de música-Edit. Salvá-1991 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here