El TS confirma hasta 32 años de prisión para los acusados del asesinato de «El Pelailla»

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado las penas impuestas por la Audiencia Provincial de Valencia a los principales acusados del asesinato de Miguel V. conocido como «el Pelailla» en su su chalet de la urbanització Sant Miquel de Llíria mientras dormía en su casa. Un crimen que conmocionó Llíria el 22 de enero de 2015  y que se juzgó en noviembre de 2017. También fueron condenados por el robo a un matrimonio en el bar «El Chiringito» de Pedralba.

Ahora el tribunal Superior de Justicia, desestima los recursos de casación interpuestos por dos de los condenados, M.G.A. y D.T.F., y confirma las penas que les impuso la Audiencia Provincial de Valencia por delitos de asesinato, robo y lesiones. El primero de ellos fue condenado a 32 años y 11 meses de prisión y el segundo a 31 años y 5 meses de prisión.

La Sala explica que los cuatros acusados, que entraron en el domicilio de la víctima por una ventana, iban armados -pata de cabra, cuchillo, pistola simulada y tubo metálico apto para disparar cartuchos- con objetos “aptos para causar no solo lesiones sino la muerte de una persona, máxime si eran utilizados simultáneamente”.

Añade que en el interior de la vivienda hallaron a la víctima tumbada y dormida ante el televisor, y por ello totalmente desprevenida y desarmada. Tres de ellos empezaron a atarcarla, la ataron de pies y manos y, después, la agredieron brutalmente con los objetos que llevaban. Finalmente, S.A.G. le cogió por el cuello y lo apretó fuertemente, asfixiándole hasta matarle, por lo que no pudo defenderse de forma eficaz contra sus atacantes”, subraya la Sala.

Tras su fallecimiento nadie manifestó repulsa u objeción alguna, sino que continuaron con el plan proyectado apoderándose de determinados objetos con los que abandonaron el lugar, y procedieron posteriormente a su reparto. Por ello es acertada la conclusión que establece la Audiencia considerándoles como coautores de la totalidad de las acciones realizadas frente al Sr. V.», afirma el tribunal.

Como consecuencia de ello, la Sala concluye que “no existió una defensa mínimamente efectiva que permita eliminar la concurrencia de la agravante de alevosía que cualifica el asesinato» y ratifica las penas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here