Manolo Vidagany: Los pioneros del saxofón en Llíria

Manolo Vidagany: INSTRUMENTOS Y PERSONAS, EL SAXOFÓN

Con este artículo, llegamos al final de los instrumentos de viento madera (ya estamos a mitad de la serie) y con él, al más “joven” de ellos, ya que su “invención” se le atribuye al belga Adolphe Sax, allá por 1840, y que este patentó en 1846. Su origen hay que buscarlo junto a la evolución de los demás vientos de madera y, en su final, es el resultado de una mezcla de un tubo cónico como el oboe, una caña simple como el clarinete y un cuerpo de metal como trompetas, trompas, etc., pero con las llaves que poseen los clarinetes, oboes, etc. Me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre este tema y lanzar una “posible teoría” de la aparición, forma y construcción de este instrumento, así que, ahí va.  

La tuba (no me he equivocado), instrumento de viento metal, fue “creada” en 1835 por los alemanes W. Wieprecht, un director de banda y J.G. Moritz, constructor de instrumentos,  y tuvo sus antecesores en unos instrumentos más antiguos, tales como el “Serpentón” y el “Oficleido”. El Serpentón, del siglo XVI, creado por el canónigo de Auxerre, E. Guillaume,  estaba formado por dos tubos de madera recubiertos de cuero, (más tarde se construyó en metal) en forma de “S” o doble “S” y disponía de un tudel donde se alojaba la boquilla, que en aquella época solía ser de marfil o metal y disponía de seis agujeros para tapar con los dedos al que se le añadieron dos llaves…… Como mejora al Serpentón, se creó el Oficleido, (del griego “ophis” (serpiente)-“kleis” (llaves), o sea serpiente de llaves), que inventado en 1790 por el francés Frichot,  fue otro francés, Halary, quien obtuvo su patente en 1821. Este, estaba construido ya en metal y disponía de unos juegos de llaves para tapar los agujeros, como los actuales clarinetes y saxofones, pero su embocadura, mantenía la boquilla de metal como su antecesor…(foto3)….El mismo Sax construyó su oficleido en 1850..

Un instrumento intermedio (por su utilización en los registros más agudos), fue el “Bugle”, un instrumento de metal con boquilla del mismo material,  inventado por Joseph Halliday, un director de banda irlandés, hacia 1810, pero que también poseía un juego de llaves para acortar su longitud sonora… y que podíamos equiparar a las actuales cornetas de las bandas de cornetas y tambores, en las que aún podemos comprobar la existencia de alguna llave de cilindro para su manejo.

Adolphe Sax, en 1845 creó una familia de estos instrumentos llamados “Saxhorns”, (los actuales bombardinos y tubas), todos de metal,  ya con válvulas o pistones en vez de llaves, y con boquilla de metal, que abarcaba una familia desde el soprano hasta el contrabajo. Sax, que junto a su padre ya construía instrumentos en Bélgica, se instaló en París. Era clarinetista, y ya había mejorado un clarinete bajo. Buscaba para las bandas militares, la potencia de un instrumento de metal con la agilidad de los de madera, haciendo varios pruebas, (buscaba una especie de clarinete de metal, -del que en la Unión Musical había un ejemplar, no de Sax, claro-), y el diseño de los oficleidos, con juego de llaves en vez de pistones, (también era constructor de “Figles”, instrumentos análogos al Oficleido), bien “pudiera” haberle inspirado, en busca de esa idea, el acoplar a ese instrumento la embocadura de lengüeta, como los clarinetes,  llamándole “saxophone”, (la voz de Sax). Si se observan las fotografías adjuntas, se pueden ver las varias similitudes que contienen, en cuanto a llaves, diseño, etc. Un pequeño vistazo en la Wiquipedia (buscar oficleido) ofrece una visión muy clara de su construcción. La evolución hasta nuestros días, ha hecho el resto.

……..Con este pequeño inciso, no sé si habré aclarado nada, pero (con un poco de humor, y que  no se enfaden los saxofonistas), no estaría mal “adjudicarle” a la tuba parte del invento.

Tras su aparición, su desarrollo y aceptación fue muy rápida. Primero en las bandas, sobre todo las militares y, posteriormente, su inclusión en obras orquestales, hizo de él un instrumento muy popular. Compositores como Berlioz, apoyaron su aparición, y sus colegas franceses, Debussy, Bizet, Saint-Saens, etc. lo incluyeron en sus obras. Ravel lo utiliza en su “Bolero”, Richard Strauss lo utiliza como cuarteto en su “Sinfonía doméstica”  y Shostakovich le adjudica un gran solo en su “Vals nº 2”, así como el ruso Glazunov, un excelente “Concierto para saxofón” en 1936, pieza de referencia en su faceta concertista, aunque si bien es cierto, no forma parte de la plantilla orquestal. Solo de forma esporádica y en pasajes específicos o de resaltar su sonoridad y colorido.

En la música popular fue muy bien recibido en las orquestas de baile, por su agilidad y potencia (los músicos más “puñeteros”, como chanza  y broma a sus colegas, -bueno, de todo hay en la viña del señor- decían que era instrumento de circo, por ser utilizado por los payasos en el mismo), y en el campo del Jazz, desde su aparición, podemos decir que es, junto  al piano o la trompeta, un instrumento estrella de esa música tan personal. Saxofonistas como Coleman Hawkins, John Coltrane, Gerry Mulligan o Johnny Hodges, o nuestro navarro Pedro Iturralde, reconocido internacionalmente en ese género, son una muestra de la gran eficacia, dulzura, expresividad o fuerza que posee este instrumento, así como su inclusión en cualquier grupo actual con música de “todos los colores”,    y que aseveran el resultado de la búsqueda de Sax,…. de su instrumento.

En la familia actual, los más representativos son: Saxo soprano, afinado en Si bemol, Saxo alto, afinado en Mi bemol, Saxo tenor, afinado en Si bemol, y Saxo barítono afinado en Mi bemol. Ocasionalmente también se utilizan un Saxo sopranino en Mi bemol (el más agudo) y el Saxo bajo en Si bemol (el más grave), aunque su clasificación primitiva, abarcaba cerca de doce instrumentos.

Su cuerpo está formado por la boquilla, tudel, (el tudel se inserta dentro de la boquilla, al revés del clarinete), cuerpo, culata y campana, (estas tres unidas entre sí). En el soprano y el sopranino, el tubo suele ser recto, sin tudel.

Bien, después de esta “explicación” sobre el saxofón, ya comenzamos con nuestros paisanos, y en primer lugar, hay que citar a José Mª Barrachina Enguídanos (1898), formado en la Unión Musical,  es uno de los primeros paisanos en la profesionalidad, al entrar como saxofón solista en la Banda Municipal de Valencia. Reconocido como un excelente saxofonista y director, dirigió la Unión Musical varios años y también la banda de Bugarra, donde era recordado con cariño como el “maestro Royo” y en la que tiene una calle dedicada. También fue un excelente organista de la Iglesia Arciprestal y del Remedio en Lliria.

Álvaro Martínez Sierra (1924) conocido como “Álvaro”, se formó en la Primitiva, e ingresó en el Cuerpo de Músicas Militares, y posteriormente en la Banda Municipal de Valencia. Creo recordar que durante algún tiempo residió en México, y tenía su residencia en Lliria en la c/ Mayor, más o menos a  la altura frente al horno de “Santos”, cerca de donde se ubica la falla Pl. Pedralba.

Salvador Bori

Salvador Bori Ten, un par de años arriba o abajo de 1930, se formó en la Primitiva y participaba en orquestas de baile hasta su ingreso en la Banda Municipal de Castellón, donde en aquellos tiempos, compaginaba su labor musical con otra administrativa. Era conocido  como “el Chápo” y yerno de Juanito, el dueño del popular bar del mismo nombre de nuestra ciudad.

De fechas aproximadas, es Federico Pando Vielba, formado en la Unión Musical y con Vicente Martí en el Conservatorio de Valencia. Ingresó por oposición como Sargento Músico del Ejército y se jubiló como Subteniente. Fue director en la Puebla de Vallbona, profesor y director de la escuela de la Unión Musical  y director de la banda de Águilas (Murcia). Aún llegué a conocerlo durante mi estancia en el Conservatorio de Murcia.

De 1937 es otro conocido músico de la Unión Musical, Miguel Aliaga Torres, que terminó sus estudios en el  Conservatorio de Valencia. Fue profesor en la Escuela de Música de la Unión, y posteriormente perteneció durante algún tiempo a la Banda Municipal de Castellón, hasta su ingreso definitivo en la Banda Municipal de Valencia a la que perteneció hasta su jubilación.

Juan Cariñena

De dos años más tarde, 1939, es Juan Cariñena Royo, se formó en la Primitiva en la época de los maestros Cervera, Ferriz, etc., y perteneció a la Banda Municipal de Valencia hasta su jubilación. También fue un buen experto en documentación, pues durante años llevó el archivo de la Banda Municipal y fue responsable de espectáculos en la Primitiva. Era suegro (ya fallecido) del actual director de la Banda Municipal de Albacete, Miguel Vidagany.

Salvador Bori y Vicente Cotanda

De dos años más, 1941, era Vicente Cotanda Garrigues, conocido como “Tarihueles”, hijo, sobrino y padre de músicos. Formado en la Primitiva, realizó sus estudios en el Conservatorio de Murcia. Poseedor de una excelente técnica, ingresó en la Banda Municipal de Valencia, puesto que dejó (al igual que el clarinetista José Mª Ferrer Albert) para incorporarse a su puesto de oficial de notaría y trabajo en la abogacía. 

Tarihueles
Bayarri

Y ya de 1944, es José Vte. Bayarri Aliaga, que ya trabajó con los mismos profesores que un servidor en la Primitiva. En 1968 ingresó en el Cuerpo de Músicos de la Armada, con destino en la Banda del Ministerio en Madrid, y  es allí donde inicia sus estudios de A.T.S, Podología, Fisioterapia y tres años de Medicina General, aprobando las aposiciones sanitarias en 1976 y trasladado a Valencia en 1982 donde ejerció su especialidad. Todos le conocemos por Bayarri “el dels pèus” o el podólogo.

Y de la lista de saxofonistas aún podemos citar a Paco Veses Martinez, Banda de la Diputación de Zaragoza, Miguel A. Asensio Segarra, Banda Municipal de Valencia, Miguel Torres Faubel, Conservatorio de Valencia, Antonio Cotanda Peñarrocha, Conservatorio de Castellón, y así hasta un largo etc., que completa la relación de buenos saxofonistas esparcidos por nuestra geografía, y que siembran nuestro nombre por todos los lados.

Ya a mitad de la serie, no está mal recordar, que el número de nuestros músicos o su currículo, desde 2006, ha engrosado, y por tanto, la variación de datos de los que dispongo también es segura. En el campo de las fotos, trabajo con las que dispongo o me son más fáciles de obtener, y para el resto, creo que con la sola mención de sus nombres y los datos que acompañan, es suficiente para conocer y recordar a estas personas que es el objeto principal  de estos artículos.`

Como siempre, ruego disculpen la ausencia o algún dato de algún nombre, pues las listas son extensas en cada instrumento, y su inclusión es excesiva para el artículo.

Gracias por leer.

  Fuentes 

-Miguel Torres Castellano-“Lliria, cuna de músicos”-Edit. Ajuntament de Lliria-2006-

-Bernardo Adam Ferrero-“Las bandas de música en el mundo”-Edit. Sol-1986

-J.Cervelló-C.Autuori- “Instrumentos Musicales”- Edit. Parramón-1983

-“Los temas de la música”, vol. Curso de Música- Edit. Salvá-1991·

-Fernando Argenta “Instrumentos de la orquesta”. Banco Caminos

-Percy A. Scholes-“Diccionario Oxford de la Música”, vol. I-Edit.Herme-Edhasa-Barna-1984

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here