Manolo Vidagany: Llíria, escuela de fagot

INSTRUMENTOS Y PERSONAS

EL FAGOT

Siguiendo con la serie de Instrumentos y Personas, el siguiente instrumento de las maderas, de doble lengüeta, es el Fagot, al que podemos considerar como el bajo de todas las maderas. Aunque cada instrumento, posee una serie de la familia en diferentes afinaciones, en el quinteto de viento clásico, formado por flauta, oboe, clarinete, trompa y fagot, este, asume la voz grave o baja del grupo.

Los comienzos de su historia podemos unirlos con los del oboe, ya que al ser instrumento de lengüeta doble, sus comienzos y evolución fueron análogos. Al fabricar instrumentos más grandes, para obtener diferentes usos o extender sus registros, fue tomando nombres como, “bajón” (lo que ya demuestra su registro grave) y “bombarda”.

Por el siglo XVI, apareció el “dulcián”, un  instrumento mejorado de la bombarda, y que consistía en un bloque estrecho de madera al que se le practicaban dos perforaciones paralelas, unidas en su base por un codillo metálico en forma de U. En uno de los taladros, se fijaba un tubo en forma de S en el que se instalaba la doble lengüeta, y el otro, terminaba en una especie de pabellón.

El nombre actual parece que proviene de “phagotus”, nombre dado por el canónigo Afranio Albonesi, por 1530, a un instrumento de su invención, que se parecía  a un “fardo” (recordemos que una de las mejoras del oboe fue hecha por Hotteterre, un constructor de gaitas, y ésta, como sabemos, está formada por una bolsa a la que se le añaden unos tubos de madera, con lo que plegada, parece un “fardo” de leña), aunque otros autores cree que deriva del italiano “faggio”, y este, del latín “fagus”=haya, por ser esta la madera con que se fabricaban.  

Poco a poco, el nombre de dulcián se vió sustituido por el de fagot y ya en el XVII disponía de una familia de cuatro miembros: un “fagotino”, un “piccolo”, un fagot en Sol y uno afinado en Sol, más grande, parecido al actual contrafagot, lo que demuestra que su uso en la orquesta, era cada vez más requerido.

A partir del XVII, numerosas mejoras se fueron aplicando al instrumento en cuanto a perforación y aplicación de llaves, para llegar con los dedos y cerrar o abrir  los diferentes agujeros. Más tarde, Dordoni y Helwert (1847 y 1851) mejoraron el sistema de llaves, al que Adolphe Sax (“inventor” del saxofón) también aportó su granito de arena. Sobre 1855, Triebert (que también mejoró el oboe) aplicó al fagot el sistema “Böhm” de las flautas, y ya,  el fagot actual, tiene sus mejores exponentes en Karl Almenräder (1786-1843) y Adam Heckel (1812-1877), que tras numerosas pruebas y aplicaciones lograron un instrumento perfecto en cuanto a sonoridad y entonación.

El instrumento actual está compuesto por cinco partes: cuatro de madera –cuerpo pequeño, culata, cuerpo grande  y pabellón o campana- y una metálica llamada tudel, en la que se coloca la doble caña.

Los instrumentos hoy en uso en la banda y orquesta son el Fagot, afinado en Do y el Contrafagot, también y afinado en Do a una octava más baja. Los sistemas actuales de mecanismo son el Buffet francés, de cuerpo más estrecho y sonoridad delgada , y el Heckel alemán, con un mejor juego de llaves y un cuerpo más amplio, y por tanto dotado de una mejor sonoridad, siendo este último, el de   mayor preferencia de los músicos por sus características sonoras y mecánicas. Uno de los precursores en nuestro país de este último sistema fue nuestro paisano Vicente Merenciano, acompañado también por José Miguel Rodilla.

Su uso en la orquesta comenzó como bajo del oboe y refuerzo de  voces en el coro, y también, como “basso continuo” en la voz grave. El “continuo” es un grupo de instrumentos que en la orquesta barroca lleva el ritmo y base armónica de la obra. Su aparición como instrumento solista comienza  principalmente con Vivaldi y después con Mozart. Stamitz también le dedicó conciertos.

El arriesgado principio de “La consagración de la primavera” (Stravinski), el impresionante  comienzo de la Sexta Sinfonía de Tchaikovski o quien pueda ver “Fantasía” (la primera) de Walt Disney en la parte dedicada a “El aprendiz de brujo” (P. Dukas), son verdaderas muestras donde se podrá apreciar las cualidades técnicas y expresivas de este “gran” (también por tamaño) instrumento.     

……….Bien pues, pasando ya al tema de nuestros paisanos, comienzo con Francisco Vialcanet Cerverón, nacido en 1929 y formado en la Unión Musical. Muy joven ingresa en la Banda Municipal de Madrid, siendo el primer lliriano que se incorpora a esta. En 1965 por oposición, forma parte de la Orquesta Sinfónica de RTVE y posteriormente, también por oposición, en la ONE, siendo solista en ambas orquestas. También perteneció a las Orquestas Filarmónica, Sinfónica y de Cámara de Madrid, y fue fundador del Quinteto  de Viento “Madrid” y “Cardinal”, este formado por profesores de la ONE. Tiene dedicado un cuarteto para fagot y cuerdas del compositor alicantino Agustín Bertomeu. Por su pertenencia a las mejores orquestas, trabajó con los mejores directores y solistas nacionales y extranjeros. Un desgraciado accidente en 1981, acabó con su vida, siendo solista de la ONE y Catedrático en el Real Conservatorio de Madrid.

El siguiente es José Enguídanos Arastey, nacido en 1933 y también formado en la Unión Musical. En 1956 ingresó en la Orquesta Municipal de Valencia, y en 1962, consolidó, por oposición, la plaza de solista de la misma. Pocos años después, fue miembro fundador, y más tarde solista, de la Orquesta Sinfónica de RTVE, en la que estuvo hasta su vuelta a la Orquesta de Valencia, en la que permaneció hasta 1986. En Valencia fue solista de la Orquesta Sinfónica y de la Clásica, perteneció al Quinteto de Viento “Valencia”, y desde 1970 hasta su jubilación, fue Catedrático del Conservatorio Superior “Joaquín Rodrigo” de Valencia, en el que formó a numerosos y excelentes alumnos.

Nacido en 1941, Vicente Merenciano Silvestre, se formó en la Primitiva bajo la tutela de maestros como Blanquer y Malato, y tras obtener su título en el Conservatorio  de Valencia, ingresó, a primeros de los 60, en la Banda Municipal de Valencia, dejando esta en 1967 para ingresar como solista, por oposición, en la Orquesta Sinfónica de RTVE, en la que permaneció hasta 1991, para volver a la Banda Municipal, donde tenía su plaza en excedencia, permaneciendo en esta hasta su jubilación. En 1980, obtuvo la plaza de Catedrático del Real Conservatorio de Madrid, del que quedó en excedencia a su vuelta a Valencia. En 1971, se le concedió una beca de la “Dotación de Arte Castellblanch” para estudiar en Salzburgo, y el fruto de la cual, le permitió ser uno de los introductores del sistema alemán en España, junto a el otro paisano, José Miguel Rodilla. Ha actuado como solista en diferentes orquestas (Málaga, Sevilla, Salzburgo, etc.). También ha pertenecido a la Orquesta Sinfónica de Madrid, fue miembro fundador del Quinteto de Viento de RTVE (1967-1990), actuado con grandes directores y solistas y ha impartido diferentes cursos de la especialidad, siendo reconocido por su labor docente en todo el territorio nacional.

José Miguel Rodilla Castillo, nació en 1942, formándose en la Unión Musical, y tras obtener el título en el Conservatorio de Valencia, consiguió su primer destino profesional (1966) en la Banda Municipal de  Palma de Mallorca (donde junto a un servidor, fue miembro fundador). Formó parte de la Banda Municipal de Barcelona, Orquesta Sinfónica de RTVE, y en 1974, obtuvo la plaza de profesor de  la ONE, en la que llegó a solista. En 1986, ingresó en el Cuerpo de Profesores de Música y AA.EE, trabajando en los conservatorios de Alicante, Valencia, y por último en Torrrent, (donde volvimos a coincidir) hasta su jubilación. Durante su estancia en Madrid, perteneció al “Sexteto Nacional de Viento”, “Quinteto de Cámara de la ONE” y “Grupo Koan” entre otros. Ha sido  invitado por destacados constructores de fagotes, colaborando en su mejora y desarrollo, y destacado, junto a nuestro paisano Merenciano, en la introducción del sistema alemán en nuestro país. 

Vicente Barona Nacher, (El “Figuero”) es un clásico en nuestra ciudad. Nacido en 1940, y formado en la Primitiva, desde maestros como Ferriz, Cervera y Malato, en 1963 ingresó en la Orquesta Municipal de Valencia, y en 1969, por oposición, en la Banda Municipal de Valencia, puesto que mantuvo hasta su jubilación. También fue miembro del “Quinteto de Viento Valencia” y ha dirigido bandas como Paterna, Cheste, Benisanó o la Primitiva, pero todos le recordaran por su faceta coral y zarzuelera. En 1967 ya formó el primer coro infantil en la Primitiva. En Cheste, ya dirigió diferentes zarzuelas y, como profesor de conjunto coral en la Primitiva, destacan sus antologías de la zarzuela, los conciertos de Navidad, o representaciones de “El rey que rabió”, “La del manojo de rosas”, etc. Las antologías fueron representadas en el Palau de la Música, Teatro Principal y en Castellón con notable éxito de crítica y público.

Y el más “joven” de la relación es Pascual Tadeo Sancho Sebastiá, con 63 añitos, formado en la Primitiva con Barona y posteriormente con Vialcanet y Enguidanos. En 1976 formó parte de la Banda Municipal de Madrid, y en 1977 obtuvo la plaza de profesor en la Orquesta de Valencia de la que fue fagot solista y a la que pertenece. Ha sido integrante de grupos de cámara como el Quinteto “Eolo”, Quinteto de viento del Conservatorio Superior de Valencia, “Collegium instrumental de Valencia” o la Orquesta Joaquín Rodrigo de Valencia. Ha actuado como concertista con la Orquesta de Valencia con obras de Haydn, Mozart o Frank Martin.

……Continuando esta relación, puedo citar a Juan Antonio Enguidanos Ortiz, (contemporáneo mío y apodado “el Reyet”), con su trayectoria en la ORTVE, Fco.Manuel Martinez Faubel, conocido como “Manolín el de la Mola”, Vicente Navarro Ibañez, compañero mío en el Conservatorio Superior de Murcia, Miguel A. Puchol Peñarrocha, o Esther Gómez González, de la saga de los “Solito”, (posiblemente la primera profesional fagotista), y así, tantos otros, hasta 23 profesionales más, salidos de la herencia recibida de nuestros primeros profesionales, especialmente los cuatro primeros, que por su pertenencia a las mejores orquestas y su  contacto con grandes directores y concertistas, han influido, y me atrevo a decir, creado, una escuela de fagot, reconocida por todos, y que ha permitido que nuestros fagotistas estén esparcidos por las mejores orquestas, bandas y conservatorios de nuestra geografía nacional. 

Gracias por leer

Fuentes 

-Miguel Torres Castellano-“Lliria, cuna de músicos”-Edit. Ajuntament de Lliria-2006-Bernardo —Adam Ferrero-“Las bandas de música en el mundo”-Edit. Sol-1986

-J.Cervelló-C.Autuori- “Instrumentos Musicales”- Edit. Parramón-1983

-“Los temas de la música”, vol. Curso de Música- Edit. Salvá-1991·

-Fernando Argenta “Instrumentos de la orquesta”. Banco Caminos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here