Ricardo Torres: El rumor del Amor

El rumor del Amor.

Hola Odracir,

Hace algunas semas se presentó en Ca la Vila de Llíria el libro El rumor de la fe, un camino de búsqueda personal de Josep Mª Jordán Galduf. He de confesar que he esperado a tener el deseado “silencio” para poder disfrutar de su lectura…

Las palabras del autor –siempre sencillas y humildes- me han llevado, como no, a una reflexión. Yo también pasé un largo periodo de distanciamiento de todo lo que tenía que ver con el hecho religioso –por rabia, por miedo, por incomprensión, etc.- hasta llegar poco a poco a darme cuenta (después también de la lectura de este libro), de que «Quien no recoge conmigo, desparrama» Lucas (11,23).

El libro nos invita a cada uno de nosotros a ser más conscientes de nuestros “caminos vitales”, en su vertiente más trascendente, más existencial. Es decir, en el momento en el cual nos enfrentamos con Dios. Su búsqueda, nuestras luces, nuestras sombras, nuestras medias verdades…nuestra alma inquieta, tierna e inmadura de niño, al fin al cabo.

Si he de ser sincero, el exceso de rígido dogmatismo y siglos de anquilosamiento de la Iglesia, me resultaba asfixiante –por no hablar de la vertiente más institucional-. Pero, poco a poco las otras voces dentro mismo de la Iglesia (El magnífico Jesús  de Hans Küng, que también conocí gracias a Josep Mª Jordán), y la nueva visión del Papa Francisco me han vuelto a reconciliar, sino en un “todo”, si en seguir mi propio camino…que es de lo que trata de compartir y alentar en nosotros el autor de El rumor de la fe.

Todos somos en algún momento de nuestras vidas “ese” hijo pródigo, pero como apunta  José Luis Barrera en uno de los anexos del libro: “la voz de Dios es insistente y tozuda”. Y no debemos de tener miedo en nuestro viaje, si como apunta Kavafis en su Ítaca “si tu pensar es elevado, si selecta es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo”…

Y a lo largo de este viaje que es el vivir, si en realidad eres un viajero sincero siempre te llevará a tu corazón, ya que no hay otra meta posible que el AMOR.

Gracias Josep Mª Jordán, por compartir este retazo de tu existencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here