La Dra. Rodriguez Varela: “No es bueno darles un zumo o un batido cada día a los niños”

La Doctora Ana Rodríguez Varela es la responsable de las Urgencias  Pediátricas del Hospital Llíria.  Estudió en Santiago de Compostela,  aunque desde el año 2000 vive en Valencia donde ha trabajado en el Hospital General, en  Onteniente o Sagunto.  Está desde su inauguración hace  nueve meses, al frente del equipo de de profesionales de las Urgencias Pediátricas del  Hospital Llíria. Hablamos con ella para conocer su trabajo y que nos  dé unos consejos sanitarios, de cara al inicio del curso que empieza  el lunes.

 – Después de haber pasado por varios centros ¿cómo ves el Hospital Llíria?
Este hospital ha venido muy bien porque presta servicio a una población muy distante que no contaba esta atención. Les damos la solución para que no se desplacen al Hospital La Fe y más desde que la trasladaron un poco más lejos, para los que viven por esta zona. En
cuanto a los usuarios son muy educados, confían mucho en su médico de familia que es al que acuden primero y esto hace que sean poco demandantes del hospital. Esperaba algo así y después de estos meses solo puedo decir que estoy muy contenta.

– ¿Y a los pacientes?
Los padres confían mucho en sus pediatras de atención primaria, porque la verdad son compañeros que lo hacen muy bien. A los niños les hacen el seguimiento necesario, los llevan muy controlados y el hospital es el último recurso, con lo que también ahorras a los padres traslados innecesarios. La comunicación primaria hospitalaria funciona muy bien
en esta zona y eso repercute en la atención a los menores y en los padres.

 –  ¿Quiénes forman el equipo de Pediatría del hospital?

Entre nuestro equipo hay pediatras que cubren el horario matinal y también para las guardias. Con ellas y con la colaboración de compañeros de atención primaria conseguimos cubrir las 24 horas durante los 365 días del año,  de tal manera que las urgencias están siembre atendidas por pediatras.

En total, somos alrededor de medio centenar de profesionales entre las
zonas de Paterna, Burjasot, Bétera, Moncada y Llíria. Tenemos mucha relación entre todos los pediatras de la zona. Estamos permanentemente en contacto y localizados en todo momento y eso, se nota. De hecho, los últimos viernes del mes hacemos una sesión con todos, pediatras y enfermeras de la zona, que trabajan con niños.

– ¿En qué consisten estas sesiones?
Somos nosotros mismos los que nos preparamos una charla sobre un tema en el que trabajados o estamos especializados y la damos al resto de compañeros. Es una formación para ir actualizándonos, para estar al día.

Por ejemplo, hemos tenido una sesión de actualización de diabetes porque hay una compañera especialista en La Fe en endocrino; otra sobre lactancia materna porque otra pediatra de Moncada es también especialista. La próxima será una compañera del centro de salud de Llíria sobre el Baby Led Weaning o alimentación autorregulada por el bebé, que es la última moda y que potencia que el niño elija su comida.
La relación que tenemos y este tipo de actividades hace que conozca a casi todos los pediatras de primaria y eso se nota en la atención a los pacientes. Además de hacer equipo a nivel humano, es muy bueno para la formación continua.

 ¿Y la atención al paciente del servicio de urgencias?
Creo que la relación y la atención es muy buena. De hecho, en la sala no hay apenas espera, si los comparas con otros hospitales, aquí es muy ágil. Eso el paciente te lo agradece mucho.

– En este tiempo que lleváis desde enero, ¿Cuál es el servicio más
demandado?
Lo principal son fiebres y mocos en invierno, y caídas en verano. Estamos sobre 5.000 niños atendidos en estos 9 meses o sea que atendemos sobre unos 20 niños al día.

-¿El tener pintado esta parte de pediatría, crees que ayuda psicológicamente a los niños?

Si, si les gusta mucho. Los niños entran llorando, porque están malitos, molestos, les duele, pero cuando se van, van hablando del pingüino, o del elefante.

-Y los padres, ¿como los ves?, ¿interactuan con vosotros?

Bien, en general confían en nosotros. Estamos en una sociedad de la rapidez y la inmediatez y a veces es difícil que comprendan que no todo se cura al momento con una pastilla, que todo tiene sus procesos. La fiebre es buena, no es tu enemigo. Me indica que el cuerpo está luchando contra una infección. No es mala, es desagradable, molesta. Pero es peor tener una infección y no tener fiebre, ahí si pasa algo.

 

 

Consejos para la Vuelta al cole

 

-¿Qué consejos les darías a los padres de cara a la vuelta al cole?
Daría dos. El primero, que pasen tiempo con sus hijos. Menos extraescolares y más tiempo con ellos, aunque ya sé que compaginarlo con la vida laboral es difícil.
El segundo, que les quiten los móviles. Cuando están los niños ingresados en observación y tienen que esperar, los padres les dan los móviles para distraerlos. En el hospital tenemos una mini biblioteca e intentamos que se distraigan con libros, que les lean cuentos…

–  En tu tesis doctoral tratas este tema en profundidad ¿Cuál es el uso  
recomendable de las pantallas por parte de los menores?
Las recomendaciones dicen que menos de dos horas al día y siempre niños mayores de 18 meses. Hasta esa edad, nada de contacto con las tecnologías. Eso es lo recomendable. Con los niños estamos abusando de los móviles, la tableta, las pantallas…  como reflejo de lo que los padres hacemos.

–  ¿Y la alimentación? El consumo de bollería, ¿les hace más propensos  
a la diabetes o alguna enfermedad?
A la diabetes no, pero a la obesidad sí y se está notando mucho. Las comidas pre-cocinadas o la bollería industrial no son saludables. Cada vez hacemos más hincapié en que eviten las máquinas con estos productos en los colegios, en salas de esperas… Nos empeñamos en darles zumos o batidos de chocolate, como si fueran más nutritivos y
lo que tienen son muchos azúcares añadidos. Beber agua, tomar fruta o un bocadillo es más sano. En cuanto a la verdura, que vean que se come en casa y hacer que sea divertido. Hay que crear hábitos saludables y tener mucha paciencia, porque la comida no es la hora de la pelea. Si a ti te ven comer algo con gusto, ellos a la larga también lo harán, porque los niños son curiosos por naturaleza.

–   ¿Qué dirías a los padres sobre los mocos y resfriados ante la vuelta  
al cole?
Los niños se les llaman “mocosos” porque tienen mocos que se les pasarán. No hay que preocuparse por ello, más allá de lo necesario.

–  ¿Hay alguna forma de cortar que un niño vaya a la guardería y pille tanto virus?

No, hay que mentalizarse. Si uno no está constipado, será el vecino de mesa quien lo esté. Hay que asumir que los virus se pasan de unos a otros. No se pueden aislar. Cuanto más se prolongue el tiempo antes de ir a la guardería mejor porque el primer año van a pillar todo, entran en contacto con los virus que hay. Depende de la circunstancia familiar, pero si se puede evitar que vayan antes de los dos años a la guardería, mejor.  Pero si se puede y van de pequeñitos, los padres deben saber que estarán mucho tiempo en casa porque se pondrán enfermos y a menudo pillarán infecciones.

–   Y los remedios caseros, ¿tienen algo de realidad?
Hay remedios que hay que ir desterrando poco a poco. Poner un parchecito en la frente al niño para el hipo, no es científico, aunque tampoco le hace daño. Otro ejemplo, ponerle un collarcito de ámbarque ahora está muy de moda, para que no le duelan los dientes, además de no tener base científica puede ser peligroso, por si se le engancha o
se le rompe y se lleva a la boca las bolitas. Hay cosas que hay que ir desterrando.

–  ¿Y la lactancia materna?
La lactancia materna es lo mejor científicamente comprobado y se debe potenciar. En enfermería y atención primaria se está haciendo, y también hay muchos grupos de apoyo a la lactancia. Dicho esto, no se debe hacer sentir mal a la madre que opte por otro tipo de alimentación para su hijo. Hay que hacerlo todo con cabeza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here