Ricardo Martínez: “El móvil hoy en día es tan necesario como  el pan para comer”

Ricardo Martinez hace 34 años que llegó a Llíria donde se casó. Toda la vida ha trabajado de comercial de telefonía, hasta que hace un año decidió abrir su propia tienda y aplicar toda su experiencia en un proyecto más personal: Freephone. Con el hablamos sobre las dudas y preferencias de los vecinos con las nuevas tecnologías, sus consejos para alargar la vida de nuestro móvil, y su proyecto comercial. 

“Freephone fue una apuesta muy grande por mi parte hace un año. Vi este local y por la ubicación me gustó mucho. La respuesta de los vecinos ha sido buena, por la calidad de los terminales y también por nuestro trato” comenta Ricardo sobre su experiencia este primer año en un comercio de proximidad en plena plaza de Partidors de Llíria.

Y es que los teléfonos móviles se han convertido en un producto casi de primera necesidad. “Hoy en dia es tan necesario como el pan para comer. Hay muy poca gente que no tenga” constata desde su tienda. “Aquí viene gente desde los 12 añitos, hasta los más mayores. Muchos mayores se han introducido en la tecnología, por eso también tenemos modelos seniors muy prácticos, con botones S.O.S de llamadas de emergencia, con grandes números y cargadores de base para que les sean cómodos. También están los que buscan el último modelo del mercado y les gusta renovar el telf con todas las novedades” nos desvela Ricardo sobre los usos de los vecinos de Llíria con las nuevas tecnologías tras un año de contacto diario con sus clientes.

Pese a los más tecnológicos, la mayoría lo que busca es una buena prestación a buen precio. “En la tienda tenemos una marca de gama alta a un precio razonable. El más caro de tiene un precio al rededor de los 500 euros. Hay gente que se gasta 1000 euros en un modelo, pero en general la gente prefiere que le sea práctico y no muy caro”. No hay que olvidar que la vida útil es entre dos y cuatro años, valga 1000 o valga 200. “Ya es a capricho del consumidor, porque en 2 o tres años hay que cambiar de móvil. Cada dos años gastarte 1000 euros, no todo el mundo puede” asegura desde su experiencia.

Después de un año como punto de ventas, Freephone ha instaurado, allí mismo, un servicio técnico exprés. “Intentamos que un cambio de pantalla este en un par de horas, porque dejar un par de días el teléfono, a la gente le cuesta” dice conocedor de las necesidades de sus clientes.

Para esta función cuenta con Carlos, “tiene muy buenas manos y paciencia”  además de todas las herramientas y maquinas necesarias, como separadores de pantallas, o líquidos para las placas mojadas. “Antiguamente si se mojaba el terminal era para tirarlo. Hoy por hoy, hay productos para poder recuperarlo. No es una reparación cara, desmontarlo y poner en un líquido. Ya se acabó el secador o el arroz para intentar recuperar el móvil mojado”, cuenta Ricardo de cara al verano, cuando aumentan estas reparaciones.

Las roturas de pantallas son otras de las principales demandas, “son caras, es el 50% del valor de un terminal. Hay gente que cuando le dices el precio, prefiere comprarse otro” reconoce Ricardo que asegura que en Llíria nos hemos puesto las pilas en el cambio digital: “La gente estamos muy preparadas para la tecnología. Hay veces que viene alguien que ha tocado algo que no sabe y hay que reconfigurar, pero en general todos hemos aprendido mucho en poco tiempo”.

Aparte de terminales, Freephone tiene todos los accesorios necesarios como fundas o altavoces. “Hoy por hoy llevar un teléfono sin una funda o protector es un riesgo innecesario. El conjunto completo ronda los 9 euros y tienes que evitar pagar después de los 300 de la pantalla” asegura Ricardo desde esta tienda de tecnología en el corazón de Llíria.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here