Toni Manzanaro: “En la Vall de Llíria nos sentimos abandonados”

Toni Manzanaro es el presidente de la “Agrupación la Vall de Llíria” que reune a los 350 vecinos que viven en la urbanización. Según Manzanaro, en estos últimos años no se ha hecho nada en la urbanización, ni siquiera mantenimiento por parte del Ayuntamiento. “Hemos ido hasta el Pleno, pero no nos han contestado. Nos sentimos abandonados” afirma mientras nos da un paseo por los “puntos negros” de esta urbanización.

“Estas tapas están sin sellar desde hace años” nos comenta en la rotonda de entrada a la urbanización, nada más empezar nuestro recorrido. De fondo, se escucha el ruido de los coches al pisar las tapas sin sellar. “Hay una niña que esta enferma que vive en la esquina, y tiene que estar con las ventanas cerradas por el ruido. Lo hemos dicho mil veces, es una cosa fácil de arreglar, pero sigue así después de años” se queja Toni Manzanaro, “pagamos mucho, solo en IBI más de 120 mil euros al año, pero no han arreglado nada, es dejadez” se lamenta el presidente de la agrupación de vecinos. Según Toni, todavía no le han contestado a sus preguntas en el pleno de febrero 2018. “Estamos muy descontentos con la actuación del consistorio, desde hace dos años hacia acá prácticamente no se hace nada, ni mantenimiento. Nosotros todo es hacer reclamaciones, por registro de entrada, preguntas en el pleno, pero nada, ninguna respuesta”.

Además de los problemas de mantenimiento, hay edificios cerrados, sin ningún servicio, no hay ni vestuarios en las zonas deportivas. Según nos explica Manzanaro, se obligó al urbanizador a hacer los locales comerciales y sociales, sino no se recepcionaba la urbanización. Desde entonces están así, abandonados. “La agrupación de vecinos pedimos que nos dieran la concesión del deportivo para hacer eventos, pero nos lo negaron. Pero ellos tampoco hacen nada aquí, y está sin uso, sin poder dar servicio a los vecinos” critica impotente Toni.

El punto limpio, está muy bien, puedes venir a tirar trastos viejos, los miércoles vienen lo recogen, funciona bien. Pero en junio va a hacer un año, que el señor de la grua del Consorcio dio un golpe a la valla, todos podemos tener un percance, pero desde entonces está caída. Es cuestión del seguro. Yo creo que es dejadez” dice mientras deja ver su descontento con la gestión municipal.

La dotación escolar, se hizo cuando se construyó la urbanización. “Desde entonces esta parcela está así, no se ha limpiado nunca. Hay culebras, ratas, gusanos, peligro de incendios. ¿Como van a pedir a los particulares que limpien las fincas, si ellos no lo hacen?” reflexiona Manzanaro. Hay algunas casas de bancos, también sin limpiar. “Pero sobretodo los vecinos tras algún intento, tienen miedo de la llegada de ocupas. En algunas casas han puesto puertas antiokupas”, pero es otro de los problemas sin resolver de esta urbanización que con la crisis vio como algunas casas eran embargadas por los bancos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here