Ricardo Torres: “El rostro gozoso del amor”

El rostro gozoso del amor

Hola Odracir,

Quiero compartir contigo lo que para mí significa principalmente la Semana Santa. El reencuentro y la reactualización del Amor. Por ello, te recomiendo cuatro diferentes rostros donde se puede intuir su búsqueda. A través de cuatro películas: Pablo, el apóstol de Cristo de Andrew Hyatt; Maria Magdalena de Garth Davis; Lady Bird de la estadunidense Greta Gerwing y Thelma del noruego J.Trier.

En Pablo, bajo una factura de corte clásico y efectos tenebristas se nos muestra los últimos días del Apóstol en época de Nerón y su relación con Lucas. A través del dolor que provoca la persecución, la propia redención por la Fe y el perdón, son las cuestiones fundamentales de esta película, donde la propia faz de Cristo, ya en el año 67 d. c., comenzaba a resultar lejana.

No pasa así con la cinta de María Magdalena, donde el revisionismo histórico llega, por fin, también a rebautizar a uno de los personajes femeninos más influyentes en el imaginario católico, sólo superado por la Virgen María. Una visión poderosa y firme de lo que parece ser la primera discípula de Jesús. Un Jesús que se nos presenta más próximo al tormento y la introspección que a la visión icónica y canónica del liderazgo.

Pero, para mí, me resulta mucho más estimulante los otros dos rostros. El Pop Realism-como yo llamo a este tipo de creaciones que mezclan realidad social a través de un fuerte componente subcultural sin dejar de ser convencional- de Lady Bird nos atrapa desde el primer momento y su búsqueda personal, al final también se convierte en una búsqueda existencial…

La crudeza, el desconcierto y un inicio perturbador son los que en el relato de Thelma, nos hacen plantearnos a nosotros mismos quienes somos. Tal vez, sea este film el que mejor muestre lo peor y lo mejor del hecho religioso (tanto Cristiano como Pagano), en sí, a saber: la Salvación y el Sufrimiento del Martirio. Como la espada de doble filo que es.

Todos ellos coinciden en algo, en la búsqueda incansable de la Verdad de nuestras vidas. Y en todas ellas se revela la transcendencia que se produce a través, por y para el Amor. Y eso es la Médula espinal del mensaje de Cristo, en mi humilde visión Odracir!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here