Paco Muñoz: “Son sin techo y con menores”

El pasado viernes se producía el juicio del desalojo de la finca del Pic ocupada por mas de 16 familias. En el intento de La Veu de Llíria de mostrar el tema de las casas ocupadas desde todos sus ángulos, hablamos con Paco Muñoz, coordinador de ADONAY y con algunas de las familias que ocuparon ese inmueble y que pronto serán desalojadas. Esta es su historia.

Hace dos año y pico, unas familias ocuparon un edificio del PIC, propiedad del Banco Sabadell. Unos pisos de unos 35 metros cuadrados que poco a poco se fueron llenando, hasta llegar a 16 familias jóvenes, casi todos de etnia gitana, con 16 niños, algunos de ellos con minusvalías ocupando la finca completa.

Después de dos años, han intentado buscar una solución, pero no han llegado a un acuerdo y finalmente el viernes se celebró el juicio. En unas semanas el juez dictará sentencia, y posiblemente, según Muñoz, los anti disturbios procederán al desalojo de la vivienda. “Son mucha gente joven que no tienen recursos. Cierto es que Llíria no tiene oferta municipal de vivienda en alquiler social, que tendrán que ir con tiendas de campaña a San Miguel?” pregunta Paco Muñoz, quien reconoce que en dos años han celebrado reuniones con servicios sociales del ayuntamiento para ver que solución le podían dar, pero la propiedad, según señala Muñoz, rompió los acuerdos a los que había llegado y desapareció.

Hoy en día en vez de considerarlos víctimas se les trata como delincuentes. Son sin techo, y con menores. Y el edificio es de una entidad bancaria.” se lamenta Paco de ADONAY. “Esto es un vaivén y un estrés muy grande para los menores. No se está mirando los protocolos de re-alojo, pero a cambio se hacen fotos con programas de rap. El ocio está bien, pero el techo es primero” reivindica Muñoz. “La condición de que la mayoría de esas familias son de origen gitano está pesando mucho en la resolución de este problema social de falta de vivienda social” insiste Muñoz.

Este es el caso de dos chicas jóvenes de 16 años, que se fueron a vivir a esta finca cuando se quedaron embarazadas de sus parejas y no tenían otro techo donde vivir. “Cuando me quedé embarazada necesitábamos un sitio para vivir. Unos amigos nos hablaron de esta casa y entramos” nos cuenta J. de 16 años, quien no está segura de hablar “hay mucho racismo y no quiero que me insulten”. J. mientras mece a su hija en brazos reconoce estar preocupada: “Si nos tiran de allí donde vamos a ir?. Nosotros estamos dispuestos a pagar un alquiler social, pero no hay” dice mientras esperan que salga su pareja de la sala de juicios.

En el juicio nos encontramos con otra pareja joven que vivió en la finca y que acepta contarnos su caso: “No hay oferta de alquiler, y además nos piden nóminas fijas, fianzas de hasta 6 meses, es imposible alquilar una casa” nos comenta esta pareja. Él está trabajando temporalmente para un plan de empleo del ayuntamiento. “Hace un mes que salimos de la Finca del Pic, hemos vuelto a casa de mis padres, pero somos muchos allí, y nos gustaría formar nuestra casa, pero es muy difícil” comentan mientras no pierden la esperanza de encontrar su casa.

Para finalizar Paco Muñoz reitera que esta es la cara B de Llíria, que el tercer mundo, el hambre, la miseria o la desesperación no está solo en África, sino dos calles detrás de la Plaza Mayor.

 

 

1 Comentario

  1. No tienen recursos pero hijos si que saben tener.
    Despues quieren que los mantengan la sociedad, a la calle y que busquen trabajo antes que hijos como hacemos todos.
    Ahora diran racismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here