Adios definitivo de “La Lois”

Tras nueve años de concurso y liquidación la empresa Saenz Merino ha sido declarada oficialmente extinguida según el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME). La que fuera en los años 70 una de las empresas punteras en la moda vaquera con sus marcas de Lois, Cimarron, Caster, Caroche o Vandervilt ha echado el cierre definitivo tras un largo proceso que empezó en 2004 con la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para la extinción de los contratos de 541 trabajadores, dedicados todos ellos a la confección, y pertenecientes a los centros valencianos de Carcaixent, Torrent, Benaguasil y Ayora, y al de Casas Ibáñez, en Albacete. Des de entonces la empresa no ha podido reflotar y finalmente esta semana se ha declarado extinguida.

La central de Saenz Merino, que estaba en Benaguacil, fue una de las fábricas que más gente empleaba de Llíria, básicamente del sector femenino, y con este cierre se pone punto y final a una de las empresas, La Lois, más ligadas al imaginario colectivo de los años 70 y 80.

La empresa nació en los años 60, cuando los hermanos Sáez Merino vieron una oportunidad de negocio en la producción de pantalones vaqueros, llegando a ser los cuartos productores mundiales detrás de Levis, Lee y Wrangler, exportando a Holanda, Francia o incluso a EEUU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here